Chernobyl

Alexey, un bombero en la central eléctrica, lo acompaña Valery, un ingeniero, y Boris, un buzo militar, en una peligrosa misión para drenar el agua del depósito debajo del reactor en llamas. No habrá tiempo para una planificación adecuada. El agua en los corredores inundados que tendrán que atravesar se calienta cada hora a medida que se acercan al núcleo del reactor fundido. Preparados para sacrificar sus propias vidas con tal de evitar una catástrofe mayor, los tres hombres descienden a las profundidades del edificio del reactor.