Un día sin mujeres en México

La convocatoria del colectivo de mujeres del estado de Veracruz Brujas del Mar va ganando fuerza. Ellas han propuesto que el 9 de marzo ninguna mujer asista al trabajo, a los comercios, que realicen un paro de labores domésticas, que las niñas no acudan a las escuelas y que no salgan a la calle.

Con esta protesta, dicen, lo que buscan es visibilizar el peso social que tienen las mujeres –que en México, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, representan el 51,3% del total de la población– y exigir políticas públicas que frenen la ola de violencia de género, que, aseguran, no es nueva, pero que va escalando.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este viernes que las mujeres que trabajan en el Gobierno federal y que quieran participar podrán hacerlo libremente, ya que no habría ninguna represalia. Lo que sí advirtió es que tengan cuidado:

“Lo único es que se esté consciente del porqué de esta acción, si es algo bueno que ayuda; y no dejarse manipular, tener cuidado, porque el conservadurismo, la derecha, es muy hipócrita y es muy dada a la manipulación. A veces promueven estos movimientos en contra de los gobiernos progresistas, no olviden lo que hicieron con las cacerolas en Chile para preparar el golpe de Estado en contra del presidente Allende y así”.

Un día previo, la esposa del mandatario, Beatriz Gutiérrez, había publicado en sus redes sociales la convocatoria a la protesta #UnDíaSinNosotras. Horas después difundió otra, en sentido inverso, donde se llamaba a no participar en el paro nacional, a portar un pañuelo blanco y apoyar al gobierno del presidente mexicano.

Algunas mujeres consultadas por CNN en Español señalaron que les gustaría que la esposa del presidente se sumara a este llamado: “Considero que la primera dama debería ser solidaria con el movimiento feminista porque demostraría que tiene empatía por lo que sentimos las mujeres”, comentó una de ellas.

Para algunas mujeres, si se toma en cuenta la convocatoria y quienes han dicho que participarán, sería difícil dilucidar. Entre los que apoyan el paro está la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, numerosas legisladoras federales y locales, de distintos partidos, incluyendo algunos afines al Gobierno y también universidades como el Instituto Politécnico Nacional, o la Nacional Autónoma de México (UNAM).

También se han sumado algunos medios de comunicación, como Televisa o Grupo Imagen, entre otros. Una acción, señalan quienes la impulsan, que no tiene más destinatario que años de omisiones, que han llevado a que tan solo en el 2019 –según cifras oficiales– en el país fueran asesinadas 3.825 mujeres y de estas 1.006 consideradas víctimas de presuntos feminicidios.

Lo mejor, aseguran algunas entrevistadas, es que no hubiera necesidad de ninguna protesta: “Sinceramente sería mejor para todas, que en realidad se estuviera haciendo algo, o sea, que no se ignorara lo que está pasando”.

CNN